Félix Díaz

El cantautor, nace en San Luis Potosi el 2 de Enero de 1974.

En el año de 1992 ingresa a la Escuela Estatal de Música en la Licenciatura de Composición, en donde empieza hacer sus primeras rolitas y a dar sus primeros toquines.
En 1996 funda el proyecto de compositores "Guitarra sin Permiso" presentándose durante dos años en el "Teatro-Café Gala" y en diferentes foros de la ciudad, mostrando lo que hoya se conoce como la Canción Contemporánea Potosina.
En 1996 realiza empieza a hacer conciertos importantes junto con lo miembros de Guitarra sin permiso, en Auditorios de la UASLP, en eso tiempos abre el concierto de 25 años de trayectoria de Gabino Palomares.
En 1998 partcipa en el disco "Ecos" como compositor junto con otros cantautores del estado. ese año esta en el festival "La Torre de Babel" junto con Cal y Canto, David Soráiz, Juan Manuel Flores y comienza a presentarse en diferentes foros de el centro de el país.
En 1999 junto con José Antonio Parga dirige el proyecto de Caballo de Trova, dnde comparte el escenario con compositores como Gerardo Peña, Francisco Barrios "el Masterzo", Mauricio Díaz, Silvina Tabush, Rafael Mendoza, Gabino Palomares, David Soráiz etc.
Este mismo año realiza una gira por los principales foros alternativos de Mérida, Chiapas, Oaxaca, Tabasco, Veracruz y Campeche teniendo gran aceptación por su trabajo. Dese Junio de este año se dedica a la pre-producción de su disco "Afuera del Deseo".
En el 2000 se dedica a la grabación de su disco, además de seguir presentándose en las peñas más importantes de centro o y norte de el país.
En Abril del 2001 termina su disco, una producción independendiente, hecha en su totalidad por elementos potosinos, este disco tiene sus primeras presentaciones en Mérida y Aguascalientes.
El 24 de Octubre presenta el disco "Afuera del Deseo" en el Teatro de la Paz, en donde se contó con la participación de 15 músicos en escena incluyendo a la Orquesta de Cámara de la UASLP y contando con el apoyo de ICSLP y el H. Ayuntamiento en la promoción de el mismo.
Actualmente Félix sigue con su disco bajo el brazo, dándolo a conocer y cantando, siempre cantando.

Félix Díaz...Afuera del deseo... o bien, la maleta lista...
Uno sale a la calle con la maleta lista - dígase- una bandera para izar en la primer conquista, la guitarra por supuesto en caso de tener que dirigirse a una multitud ausente, alguna camisa del diario de todos los Díaz, preferentemente de color Azul (por aquello de la nostalgia o de la alegría) y un pie en el camión con destino cierto: festejar, solamente festejar nuestro primer disco Afuera del Deseo, perdón por hacer posesión de la obra de Félix, pero luego de escucharlo es inevitable.
Félix Díaz el cantautor logra la pertenencia y nos somete a compartir su visión del mundo, que también es el nuestro y canta lo que a cualquiera de nosotros nos gustaría decir. 
Debo agregar, que en su música se localiza una calidez -si acaso ajena al cotidiano circular de la radio comercial- instalada en el buen gusto, en la creatividad que nos permite disfrutar de una voz fresca que se conduce en la música como género.- entiéndase como tal, un disco que discurre sin ninguna cortapisa, ni trova, ni salsa, ni bolero solamente buena música, y de lo más promisorio de la canción alternativa del centro del país.
El Caballo de Trova.

Presentación a la prensa del disco "Afuera del Deseo"

"Guitarra sin Permiso" se constituyó hace algunos años como una agrupación de cantautores potosinos que le vino a dar un renovado espíritu a nuestra ciudad, a ese engendro musical denominado nueva canción o Trova Contemporánea.
Jóvenes, muy jóvenes todos ellos, se movían en torno a la figura de Félix Díaz, indiscutible líder-promotor de esa nueva camada.
Tenían por espacio para el lanzamiento de su incipiente producción, un foro de lo más interesante que se ha visto por estos lares, un local comercial transformado (bajo los auspicios de Francisco Javier Prats), en el Café-Teatro Gala, allá por las calles de Nicolás Zapata y Ángel Veral.
De Félix Díaz había oído hablar de tiempo atrás, sin que la coincidencia nos llevara a conocernos. Como todos o casi todos los esfuerzos en colectivo, “Guitarra sin Permiso” se diluyó quedando (para bien o para mal) los que tenían que quedar, creo que todos han seguido componiendo pero sin duda Félix es quien más a afirmado el compromiso, no solo con la creación, sino también, en ese ámbito consustancial que es el de la promoción de su propia obra.
Antes que esto sucediera encontré a Félix compartiendo escenario en aquel lugar, cuyo nombre no logro recordar. Afortunadamente la experiencia se ha repetido en un buen numero de veces, constatando a través de ellas la vocación en ascenso del susodicho.
Hoy nos toca ser testigos privilegiados de un acontecimiento que viene a poner a Félix en el terreno de la concreción.
No necesariamente una producción discográfica pone a alguien en el tapanco de la profesionalización, término por demás ambiguo y/ o tramposo, la cantidad nunca mata a la calidad y, por otra parte los avatares de esta carrera son harto torcidos, por no decir impredecibles, nada llega antes ni después.
Lo cierto es que hoy en San Luis Potosí una nueva producción fonográfica viene a sumarse a una importante lista de trabajos en este orden, contra viento y polvo “Afuera del Deseo” es ya una realidad degustable. Un disco es para siempre, de ahí su atemporalidad, su importancia, un disco es un documento testimonial donde el autor asume las consecuencias de su vocación; queda a partir de ese momento, bajo el escrutinio de propios y extraños, y, seguramente más de los segundos que de los primeros, en un espacio que se hace infinito y en un tiempo que es el de ahora pero que también pertenece al futuro.
Para alguinos es terquedad el irle poniendo canciones a lo años como quien le prende esferas a los árboles de navidad, si bien la actitud entraña un dejo de inmarcesible voluntad, pocos son los que dan cuenta de que dicha actitud deviene de la apuesta vital; el cantautor no se entiende a si mismo sin lo que significa el bucear cada vez en aguas más profundas en busca de esa ostra mítica que contiene la canción, la perla negra que a lo mejor nunca se encuentra pero que como Itaca, el solo enunciarla nos pone en el tránsito del viaje más hermoso jamás emprendido.
Así, de Félix Díaz puedo decir sin temor a equivocarme, que hace ya bastantes lunas emprendió el camino sin retorno en busca de la canción. Son testigos algunos viernes, la soledad compartida, los tragos a deshoras, sus amores, mis amores, los amigos.
David Soraiz

Visita su sitio oficial: http://www.felixdiaz.com

¡A trovarse!

Regreso a sección trovadores