Santiago Feliú

Santiago Feliú nació en La Habana el 29 de marzo de 1962.

Creador autodidacta, integra, desde los 16 años, el Movimiento de la Nueva Trova. A partir de ese momento participa en los diferentes festivales y jornadas de la nueva canción realizados en Cuba y en el exterior durante la década del ochenta.

Desde 1978 Santiago ya era uno de los artistas jóvenes de mayor convocatoria en los espacios de la nueva canción. Acompaña en 1985 a Silvio Rodríguez en una gira por América y España, donde es presentado como la revelación y continuidad de la Trova Cubana.

Ha cantado también junto a Pablo Milanés, Joan Manuel Serrat, Noel Nicola, Vicente Feliú, Miriam Ramos, Omara Portuondo, Luis Eduardo Aute, Luis Pastor, Daniel Viglietti, Fito Páez. Juan Carlos Baglietto, León Gieco, Frank Delgado, Carlos Varela, Gerardo Alfonso, entre otros importantes cantautores hispanoamericanos.

Su discografía incluye: Vida, 1986; Trovadores (grabado en vivo en el Palladium, Buenos Aires, con la participación de Juan Carlos Baglietto, Fito Páez y León Gieco), 1987; Para Mañana (con la participación de Patricia Sosa y Juan Carlos Baglietto), 1988; Náuseas de fin de siglo (grabado en vivo en La Habana), 1994 y Futuro Inmediato, 1997.

A Santiago Feliu, a 'Santi', casi lo hemos visto crecer, como persona y como trovador. Antes de conocerlo en esta faceta, sabíamos de sus primeras andanzas por los cuentos de Vicente, su hermano mayor y también trovador, y ya andábamos queriendo oírlo. En una de esas 'descargas troveras' de gente joven - donde Santiago era el mas joven -, el encuentro, guitarra en mano, al fin se produjo. Aunque el mismo quehacer artístico me ha hecho coincidir con Santiago en innumerables ocasiones, me sobran aun varios dedos de las manos para contar los años que hace de esto, y por eso puedo rescatar aquella grata impresión de entre otras muchas. 

Aquel día le escuchamos, casi de estreno, 'Batallas sobre mí', entre otras canciones que él había compuesto con anterioridad a ésta y otras inmediatamente después. Nos dimos cuenta de que 'Santi' había crecido, de que había librado una verdadera batalla interior buscando su propio perfil creativo y de que esa 'Batalla...' particularmente, marcaba un hito importante en su vida, en su modo de asumir la canción y la guitarra. Aunque, a decir verdad, ya desde que tomó por primera vez una guitarra en sus manos lo hizo de una manera muy peculiar... 

Sucede a veces que los fotógrafos o los diseñadores cometen el error de imprimir al revés el negativo de una hermosa toma de un guitarrista derecho, y el resultado es que contemplamos un guitarrista supuestamente zurdo. Pero Abi y Sebastián no se equivocaron. No hay error. Santiago. Santiago toca 'a la zurda'...¡por partida doble! El coloca la guitarra para tañer con su mano izquierda y formar las notas y acordes sobre el diapasón con su mano derecha, ¡pero no le cambia el orden a las cuerdas! ¡las deja 'a la derecha'!. Así le quedan los bajos 'abajo' y los agudos 'arriba'. He visto antes a algún guitarrista zurdo tocar así, pero en lo que alcanza mi experiencia, ninguno que lo hiciera así de bien, llenando tanto el espectro de posibilidades del instrumento y eso, claro, con una técnica que ha tenido que inventarse el solito. La primera impresión suele dejar atónito a todo el pueda entender un poco lo que él se trae, precisamente, entre manos. 

Esta forma de guitarrear genera algunos timbres especiales y un 'sentimiento' armónico propios que han marcado la creación de Santiago y que él ha ido desarrollando en sus composiciones posteriores.

En este, su primer disco, esto puede palparse significativamente. Pero hay más: están presentes las distintas fuentes que han alimentado el manantial creativo: la música pre renacentista europea, raíces comunes a distintas culturas latinoamericanas, sanas influencias de sus 'antepasados' de toda la trova cubana, algo de rock sinfónico, algo de country music y algo de rítmica quebrada e improvisación melódica que el ha ido encontrando por diferentes caminos. Las acertadas orquestaciones de Oriente López y de Pablo Menéndez, así como los montajes ideados por el propio Santiago, contribuyen a resaltar éstas aristas de su 'musicar'. Aquí está felizmente plasmado el mundo de Santiago, con sus 'amigos que dibujan soles', con amores de estos y otros tiempos, con sus fantasías, ansiedades y decisiones, con sus urgencias de justicia y belleza 'para todos'. 

Sobre la canción hay a veces mucho que contar, pero siempre será más lo que hay que cantar. Para eso está aquí la voz fresca y sonora de Santiago Feliu - de este mismo 'Santi' que hemos visto crecerse como trovador -, en éstas canciones donde nos muestra su sensible descubrimiento de la vida, donde le rinde un homenaje íntimo y colectivo a la vida, y donde hace, de esta manera, una hermosísima y convincente defensa de la VIDA. 


Nota de Noel Nicola al disco Vida de Santiago Feliu

Más de Santiago Feliú: http://www.trovacub.net/santi/

¡A trovarse!

Regreso a sección trovadores