María Villatoro

Camino, me desplazo, el movimiento me seduce. Escribo a pasos apresurados versos errantes. Nací en un pueblito justo al final de los Altos de Chiapas. Llevo poco mas de una década fuera de los cafetales, situación que me ha hecho ciudadana de todo terreno. Mi sitio de renovación es un pequeñísimo lugar perdido en la montaña más alta de la sierra de Oaxaca donde la magia se respira y vibra en cada momento. En ese lugar no existe el viento, sólo hay poder.

Acerca de María Villatoro:

De mi, pues, poeta que ha parido la Poesía Rumiante, estilo entendido como poesía que tiene como fin convidar reflexión y pensamiento además de la sensual retórica con tintes de barbajanería. De esta labor se desprende un libro titulado "Poesia pobre para rumiar en las calles" que data del 2006. Dos poemarios circulantes en el 2007: "Fuera de Interviú" y "Poesía Amorbosa". Actualmente se espera la edición del nuevo libro "Rumiante frente al espejo". Con todo esto, solo quiero decir que vivo y muero de la mismas falsedades que todos lo demás. No tengo más que versos que, de vez en vez, conspiran par tejerse en mi boca y me obligan a este romántico arte de juntar palabras.

Además de los versos colaboro con el Instituto Municipal de Arte y Cultura con un programa llamado "Agenda Poblana" Arteria: El corazón de la cultura en Puebla junto a Tabatha Pardo. Realizo entrevistas a la comunidad artística que nos visita y hago cobertura de los eventos. Y a pesar de esto, casi no he visto nada. Psiconauta.

Navego con la mente en los espacios mediante enteógenos. Mi aliado, los psylocibos. Niñitos santos que me cuidan y curan. Me gusta la sangre amarga de la amapola, placer indescriptible de quietud absoluta.