Víctor Jara  (1932 - 1973)
 
...poeta, actor, director de teatro, compositor, padre de Amanda...

...cantor del pueblo.


Víctor nace el 28 de Septiembre de 1932 de padres campesinos: Manuel, inquilino, Amanda, cantora. Su infancia transcurre en Lonquén, localidad cercana a la capital y su juventud en Santiago, en la Población Nogales, Chile.

No contó con una formación musical académica, se inició a través de su madre, quien le enseñó a tocar la guitarra.

Su primera pasión fue la investigación del folklore y el teatro. A los 27 años de edad, tiene su primera experiencia en Dirección Teatral: dirige "Parecido a la Felicidad" de Alejandro Siveking.

1965, compone la música y dirige la obra "La Remolienda" de Alejandro Sieveking, para el Ituch. Dirige el montaje de "La Maña" de Ann Jellicoe, para el Ictus. 
Recibe el premio "Laurel de Oro" como mejor Director del año por el montaje de las dos obras señaladas y el premio de "La Crítica" del Círculo de Periodistas a "La mejor Dirección del Año", otorgado por el montaje de "La Maña". En este mismo año, 1959, graba para el sello Emi-Odeón, cantando como solista del "Cuncumén", dos villancicos que le fueran entregados por Violeta Parra.

1966 es el año de la aparición de su primer LP como solista. Lo edita el sello Arena con el título "Víctor Jara". Al año siguiente, es el sello Emi-Odeón el que edita el Lp "Víctor Jara" y "Canciones Folklóricas de América", junto a Quilapayún.
Tres años más tarde gana el Primer Premio en el "Primer Festival de la Nueva Canción Chilena" con el tema "Plegaria a un Labrador". Viaja a Helsinki invitado a cantar en un Mitin Mundial de Jóvenes por Vietnam que se realiza en la capital de Finlandia. El sello Dicap edita su Lp "Pongo en tus Manos Abiertas". 

Entre 1966 y 1969 es director artístico del conjunto Quilapayún. Y entre 1966 y 1970, actúa como solista en "La Peña de los Parra" y es en este último año cuando Emi-Odeón edita un nuevo Lp suyo: "Canto Libre".

1970 Renuncia al Instituto de Teatro de la Universidad de Chile para realizar recitales por todo el país, en el ámbito de la campaña electoral de la Unidad Popular, al que apoyó hasta la muerte.

El 11 de Septiembre de 1973 durante el golpe de estado contra el presidente Salvador Allende - y todo aquel que lo apoyara - Víctor Jara es aprehendido en su lugar de trabajo y llevado al Estadio Nacional para ser brutalmente asesinado junto con muchos otros soñadores chilenos.

11 de Septiembre de 1973, Víctor se dirige a la Universidad Técnica del Estado, su lugar de trabajo, donde cantaría en la inauguración de una exposición, desde la cual se dirigiría al país el Presidente Allende. Los militares rodean el recinto universitario ingresando a él el día siguiente, tomando detenidos a todos los profesores y alumnos que se encontraban en su interior. 

Testimonio de Joan Jara:
EL GOLPE 11 de septiembre de 1973

Este es el testimonio de la compañera de Victor, publicado en el libro "Victor Jara: Un canto inconcluso", acerca del golpe militar y la muerte de Victor Jara. 

Despierto temprano, como siempre. Víctor sigue durmiendo, de modo que me levanto en silencio y llamo a Manuela, que tiene que llegar temprano a la escuela. Bajo a poner la tetera al fuego y pocos minutos después aparece Mónica, frotándose los ojos y bostezando. Todo es normal, dentro de la anomalía en que vivimos. Es una mañana fría, melancólica, nublada.

"Parece que ya empezó", nos decimos.

Encontré a Víctor en el estudio, escuchando la radio, y juntos oímos la confusión que se produjo cuando casi todas las emisoras de la Unidad Popular dejaron de emitir a medida que sus instalaciones eran bombardeadas o tomadas por los militares. La música marcial reemplazó la voz de Allende:

"Esta será seguramente la última oportunidad en que me dirijo a ustedes... Yo no voy a renunciar .... Pagaré con mi vida la lealtad del pueblo... Y les digo que tengo la certeza que la semilla que entregáramos a la conciencia digna de miles y miles de chilenos no puede ser segada definitivamente... No se detienen los procesos sociales ni con el crimen ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos...".

Era el discurso de un hombre heroico que se sabía a punto de morir, pero en ese momento sólo lo escuchamos por fragmentos. A Víctor le llamaron por teléfono en mitad del discurso. A mí me resultaba difícil escucharlo.

Víctor esperaba mi regreso para salir. Había decidido ir a su lugar de trabajo, la Universidad Técnica. En silencio vertió nuestra última lata de gasolina reservada para una emergencia como aquella.

Fue imposible despedirnos como correspondía. Si lo hubiésemos hecho, me habría aferrado a él, y no le habría dejado marchar, de modo que lo hicimos con aire indiferente.

- Volveré en cuanto pueda, mamita...
tú sabes que tengo que ir...
mantén la calma.

- Chao...

Cuando volví a mirar, Víctor ya no estaba allí.

Victor Jara: El canto no se apagará jamás
(*) Por Volodia Teitelboim


Joan Turner buscó por Santiago a su marido durante cientos de angustiosas horas.

El 18 de septiembre, un amigo le comunicó que su cuerpo mutilado se encontraba desde hacía tres días en el depósito central de cadáveres. Las salas allí estaban colmadas hasta el techo. Le costó encontrarlo. Su cara aparecía cubierta de sangre y la cruzaba una herida de arma blanca. El pecho acribillado por la metralleta. Las piernas amarradas. Las muñecas de sus manos, según se dijo, golpeadas con martillo o culata de fusil.

Uno de los generales explicó su muerte: "Había que poner fin a sus canciones y para eso hubo que matar a algunos de ellos".

Así trataron al artista, al cantor del pueblo. El oficial lo conminó a que gritara "¡Viva la junta!". No lo hizo.

"Ese canto no se apagará jamás". Quisieron matar el canto del pueblo de Chile matando a Víctor jara. Pero Víctor Jara sigue cantando.

Recopilación: Edgar HOG
http://www.radiotrova.com 

Biografia de Víctor Jara
Fuente: Fundación Victor Jara
 

(*) Extracto del libro "Noches de Radio (Escucha Chile)"

de Volodia Teitelboim, LOM Ediciones, Chile, 2001.

Regreso a sección trovadores